Saltar al contenido

Apple podría llegar a arruinarse

29 marzo, 2016

Apple es una empresa que no deja indiferente a nadie. Habitualmente, sus seguidores son o acérrimo de la marca que la defienden contra viento y marea o haters que no dudan en afirmar que la compañía terminará decayendo tarde o temprano. Y lo cierto es que, haciendo caso a los últimos datos sobre ventas, parece que los segundos tienen más razón de lo que pudiéramos pensar.

apple-wallpaper-logo-1

Es cierto que sigue siendo una de las empresas más potentes del mundo, y que sus resultados económicos en los últimos años han sido realmente impresionantes. Pero también lo es que su crecimiento no ha sido tan espectacular como lo venía siendo en sus mejores tiempos de dominio absoluto.

Ventas prácticamente lineales

Aunque los resultados siguen siendo bastante buenos, la realidad es que las ventas del último iPhone han sido prácticamente lineales con respecto a los modelos anteriores. Esto quiere decir que las ventas no se han aumentado respecto al anterior smartphone de la marca.

Claro que con esto no estamos diciendo que se haya vendido menos. Simplemente, durante muchos años, Apple había duplicado sus ventas cada vez que sacaba un nuevo terminal al mercado. Y ahora, aunque sus resultados siguen siendo muy buenos, las ventas se han quedado ligeramente estancadas.

Esto puede ser visto como una muestra de que los fans de Apple se están cansando de comprar un nuevo smartphone estrella cada año, y están optando por alargar más sus vidas o incluso por pasarse a otras marcas.

Sigue siendo el fabricante que más gana

Claro que, a pesar de todo esto, hablar ya de decadencia de Apple es ligeramente injusto. La empresa sigue siendo la marca que más beneficios consigue en el mundo, logrando incluso superar a Samsung incluso teniendo que en cuenta que la marca coreana vende casi el doble de terminales.

Está claro que Apple tiene unos resultados muy buenos, y que su decadencia definitiva aún se encuentra lejos. Pero también lo es que ya no despierta el entusiasmo desesperado por parte de sus fans que podíamos ver hace algunos años. Y el hecho de que haya comenzado a bajar poco a poco es lo que ha hecho saltar las alarmas especialmente entre quienes “desean” ver al fabricante venirse abajo.

Sólo es cuestión de tiempo saber si la decandencia de Apple se confirma o si queda en una crisis pasajera. Pero lo que está claro es que la compañía ya no es tan todopoderosa como lo fuera un día.