Me gusta el concepto de la realidad virtual, tiene que ser la caña esa sensación de sentirse dentro del juego, no obstante, creo que para muchos se va a comenzar a convertir en un handicap.
Plantead la situación de que para los grandes lanzamientos, ahora, las compañías como novedad van a querer adaptar su juego a la realidad virtual. Eso supone tres cosas: Una tarjeta gráfica muy potente, el casco de realidad virtual y el propio juego. Total, que si, que las compañías se frotan las manos, y nosotros nos frotamos también el bolsillo (de dolor).

Yo por casualidad estuve mirando la compatibilidad de mi portátil, con una GTX 970M con la realidad virtual, es compatible, pero como modelo muy básico y con recomendaciones de actualizarlo. En mi caso, con el formato MXM, tengo la posibilidad de hacerlo, por lo menos (y espero que a más) hasta la GTX 980M, el portátil hace unos meses que lo he comprado, tira genial con todo, pero si me imponen tener que jugar si o si a realidad virtual entonces me han fastidiado a mi, y supongo, a mucha gente.

Total que veo mas correcto dar ambas posibilidades, eso si, me temo que, a los anteriores desembolsos de dinero al final acabaremos añadiéndole también nuevo disco duro de mas capacidad, aunque en principio no tendríamos necesidad de ello, por el concepto en el cual se basa la RV.

Responder