Saltar al contenido

Cambiar la pantalla del Alcatel Idol 3

5 mayo, 2017

Si quieres aprender a cambiar la pantalla del Alcatel Idol 3 entonces en este artículo encontraras la respuesta a esa duda ¿Cómo cambiar la pantalla del Alcatel Idol 3? Te vamos a enseñar paso a paso como deberías hacer para cambiar la misma, ten en cuenta que el costo de la pantalla puede ser elevado ya que de por si es bastante grande (5.5 pulgadas) Puedes conseguir esta en alguna tienda como Amazon, por ejemplo.

Cambiar pantalla Alcatel

Como dijimos es una pantalla táctil grande de 5.5 pulgadas con una resolución de 1080 x 1920 píxeles así que hay que tener en cuenta esto, es un gasto grande de dinero así que presta mucha atención en cada uno de los pasos que vas a dar para cambiar la misma.

Quiero dejarte un vídeo explicativo sobre el tema a continuación, en donde vas a poder ver paso a paso como un verdadero experto puede cambiar la pantalla en cuestión de pocos minutos, si te animas y no tienes muchos conocimientos al respecto puede que te termine saliendo, en caso de que desde el inicio no estés demasiado convencido sobre el asunto te recomendamos que directamente ni siquiera lo intentes.

Cambio de pantalla Alcatel Idol 3 fácil y rápido

Antes de intentar cambiar la pantalla deberías además agotar todas las posibilidades, porque quizás es un problema del táctil que necesita ser calibrado, algo que no es para nada complicado en dispositivos Android o quizás sea alguna clase de problema, recuerda que en el caso del táctil puedes aumentar la sensibilidad en móviles Android de forma muy sencilla.

En cualquier caso, si quieres cambiar la pantalla del Alcatel Idol 3 lo primero que te recomendamos es que acudas a un servicio técnico especializado para averiguar el precio exacto que te cobran para poder hacer el trabajo, quizás no es tan caro como te imaginas y te ahorras el tiempo de espera del repuesto, además de las posibilidades de que termines haciendo algo mal y el móvil quede peor de lo que ya está.

Siempre es importante en caso de no saber consultar con profesionales para evitar cualquier clase de problema, que en muchas ocasiones por intentar hacer las cosas nosotros y ahorrar unos cuantos dólares terminamos perdiendo más de lo que nos gustaría, más de lo que hubiéramos gastado en un comienzo.