Saltar al contenido

Científicos podrían conocer cómo apagar las células del cáncer

16 diciembre, 2015

En los últimos días habíamos hablado ya de la importancia que los perros podrían llegar a cobrar cuando de la detección de casos de cáncer de próstata en hombres se trata, sencillamente oliendo la orina de ellos. Pues bien, parece que los avances en la lucha contra esta enfermedad que se cobra millones de vidas todos los años no cede, y ahora nos enteramos que especialistas norteamericanos están tras los rastros de un proceso que les permitiría “apagar” las células cancerígenas para que no causen daño.

Células cáncer

La Clínica Mayo avanza contra el cáncer

En efecto, como mencionábamos anteriormente, ha sido un grupo de científicos de la prestigiosa Clínica Mayo el que ha descubierto un procedimiento a través del cual sería posible “apagar” las células que generan el cáncer en el cuerpo. De esta forma, podrían controlar la enfermedad al provocar que los tumores nunca lleguen a formarse, si tenemos en cuenta que se trata de partículas iguales a las sanas, pero que en un momento de su crecimiento comienzan a deformarse, creciendo como no deberían hacerlo.

Lo que sucede es que hasta ahora la mayoría de los tratamientos no apunta a poder modificar el crecimiento de las células cancerígenas, sino más bien a proteger a las sanas de éstas, que a pesar de todo avanzan terribles consecuencias para el cuerpo. Por eso estos especialistas intentan encontrar una solución que vaya más allá, y lo cierto es que las primeras pruebas con células humanas con cáncer de mama y vejiga han sido exitosas, pues han intervenido sobre esas células, programándolas para que crezcan de forma normal.

De momento sabemos entonces que esta nueva forma de atacar el cáncer parece ser mucho más efectiva que todas las que se han propuesto, porque es el primer tratamiento o concepto que apunta a la no generación de los tremendos tumores. Esto, a partir de que como sabemos, la gran mayoría de las células que forman parte de nuestro cuerpo se reemplazan entre ellas a partir de las divisiones celulares.

Ese último paso de la división celular, han descubierto estos expertos, se encuentra de alguna forma intervenido por porprocesadores biológicos llamados microRNA, que al generar una proteína llamada PLEKHA7 puede detener la división celular. Por eso, la solución a la generación de nuevas células cancerígenas podría ser la inyección de esta proteína hasta asentar sus niveles originales.

Chris Bakalm, especialista del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres, y que ha realizado anteriormente estudios al respecto, señaló que “las células sanas se tocan entre ellas y forman uniones hasta que detienen su división. Si hay alguna forma de impedir este proceso, implica que es posible detener el crecimiento de tumores“, lo que por supuesto no hace más que abrir la esperanza de muchos.

Aunque es evidente que estamos en presencia de una nueva forma de tratar el cáncer que recién está dando sus primeros pasos, tampoco podemos perder de vista que se trata de un proceso mucho menos invasivo para las células sanas del cuerpo, lo que podría significar la diferencia con los tratamientos actuales.