Saltar al contenido

Lo que Samsung no te dice de la resistencia al agua del Galaxy S7

22 marzo, 2016

Si hubo una característica, o al menos una de las principales, que los usuarios de Samsung echaron de menos al presentarse en sociedad el anterior Galaxy S6 de la compañía coreana, y que había estado presente en el Galaxy S5, esa era la resistencia al agua. Muchos no comprendimos por qué la compañía eliminaba esta certificación de su buque insignia, hasta que el Galaxy S7 se mostró como un Galaxy S6 con algunas pequeñas mejoras, entre las que estaban las prestaciones eliminadas del Galaxy S5 y todo cerró.

Samsung Galaxy S7 resistencia al agua

Más allá de la discutible estrategia comercial de la firma asiática, que no es otra cosa que lo que hacen la mayoría de sus rivales también, lo cierto es que durante la presentación oficial del Galaxy S7 y su hermano de pantalla más grande y curva, el Galaxy S7 Edge, Samsung anunció que los nuevos terminales insignia de la empresa volverían a ser resistentes al agua, al incorporar una certificación de tipo IP68.

En efecto, esto quiere decir que si tenemos un Galaxy S7, no deberíamos preocuparnos porque se nos cayera dentro del retrete, se nos volcara el líquido del vaso encima suyo, o le llevemos en el bolsillo un día de mucha lluvia. Sin embargo, y aunque es cierto que Lil Wayne arroja una botella entera de champagne encima del terminal sin provocarle daño en una de sus últimas pautas publicitarias, nosotros nos preguntamos, ¿realmente se puede usar el Galaxy S7 cuando está completamente mojado?

https://youtu.be/l5aF23XpBwU

Resistente al agua, sí, pero espera que se seque

Para comprobar el nivel de resistencia al agua real que posee el Galaxy S7, los especialistas han realizado todo tipo de pruebas en torno del nuevo smartphone bandera de la coreana, por ejemplo primero que nada probando su funcionamiento con los dedos mojados, como quedan luego de lavarnos las manos o una ducha. En este caso en particular, el Galaxy S7 respondió de la mejor forma, de modo que no sólo podía aprovecharse su pantalla táctil al máximo, sino que además se podían escribir mensajes en su teclado sin mayores inconvenientes, que es lo básico que podemos pretender para un equipo resistente al agua.

La segunda prueba, desde luego un poco más complicada que la anterior, tenía que ver con exponer el Galaxy S7 a las condiciones básicas de un día de lluvia, cuando está claro que la pantalla se mojará más de lo que nos gustaría. Con un poco de agua acumulada encima del dispositivo, éste comenzó a evidenciar algunas fallas relacionadas con que el táctil no comprendía bien los distintos comandos que se intentaban ejecutar, y definitivamente cuando seguía lloviendo, se hacía imposible disfrutar del Galaxy S7 a menos que nos detengamos a secar su pantalla.

Samsung Galaxy S7 vs iPhone 6s Plus

Y si antes habíamos hablado de la prueba de los dedos mojados, y también de la del día de lluvia, queda claro que se tenía que simular también una situación en la que el Galaxy S7 esté realmente sumergido debajo del agua, más allá de que es algo que por mucha certificación que tenga el terminal recomendamos no hacer adrede. En este caso, la pantalla táctil directamente no reconocía los dedos al posicionarlos encima de ella, y si queríamos tomar fotos, la única forma de hacerlo era programando de forma previa los botones físicos de volumen, ya que con los comandos táctiles no obteníamos respuesta.

Es decir que, en términos generales, no podríamos afirmar que el Galaxy S7 pueda utilizarse en condiciones de agua acumulada, no sólo en situaciones de sumersión total, sino tampoco en ocasiones en las que la lluvia sea demasiado pesada. Por eso, te recomendamos que seas tan cuidadoso de la seguridad de este dispositivo como si realmente no fuera resistente al agua, ya que es la única forma de asegurarnos que se mantengan funcionando de la mejor forma posible, por el mayor tiempo posible.