Saltar al contenido

Móviles reacondicionados: ¿de qué se tratan?

3 enero, 2016

A la hora de intentar adquirir un móvil algo más barato de lo que nos costaría uno totalmente nuevo, la opción es elegir entre uno usado o uno acondicionado. Sin embargo, no hay que suponer que ambos conceptos significan lo mismo. Un móvil usado es aquel que nos vende alguien que ya lo utilizó y ya no lo necesita. Obviamente, solo podremos ver cómo está por fuera pero no por dentro ni que uso se le dispensó. El grado de imprevisibilidad al comprar un móvil usado es generalmente alto. Los reacondicionados en cambio son aquellos que han sido revisados por el fabricante quien los ha dejado en óptimas condiciones, reparando cualquier falla que pudiera haber presentado.

Móviles chinos

¿Qué móviles son destinados para su reacondicionamiento?

Se trata de aquellos que una vez comprados han sido devueltos por alguna falla o defecto que hace que no satisfaga los estándares de calidad que el comprador reclama. Una vez en poder del fabricante nuevamente, se lo somete a una exhaustiva revisión a fin de detectar todas las fallas o defectos que pueda presentar y se lo deja en el mismo estado de uno enteramente nuevo y sin defectos. En ese estado, se lo puede ya volver al circuito mercantil para su nueva venta.

Hay otro grupo de móviles que son aquellos que han sido utilizados para formar parte de exposiciones o pruebas hechas frente al público, y que se encuentran en perfectísimo estado aunque no se los puede considerar “sin estrenar“, ya que han sido probados por el público aunque bajo la atenta mirada de los agentes de la marca.

Ejemplos de móviles reacondicionados

  • Los móviles comprados y devueltos por los usuarios.
  • Los móviles usados en exposiciones públicas o lanzamientos de nuevos productos.
  • Los móviles que sufrieron problemas en el envío.

La ventaja de adquirir un móvil reacondicionado es que la fábrica los revisa íntegramente como si los manufacturara nuevamente, con las mismas exigencias de calidad y puestos en el mercado con las mismas garantías que los originales. Por eso, son mejores que cualquier usado, los que se entregan “en el estado en que se encuentran” y a la simple satisfacción del comprador.

En relación a los móviles usados, no nos queda otro remedio que confiar en el vendedor. ¡Nadie nos dirá que el móvil no se encuentra en excelente estado! En muchos casos podrá ser verdad aunque en otros no. ¡Quién puede saberlo! Uno de los mayores peligros es que el móvil usado que compremos haya sido rooteado y no haya quedado en buen estado por dentro. Lo más seguro en ese caso es que nos comience a dar dolores de cabeza. También pueden presentar problemas en la pantalla, claro que no frecuentemente, por lo que al probarlo antes de la compra, seguramente responderá perfectamente. Las sorpresas comenzarán a poco andar. ¡Aquí es donde añoraremos la garantía del fabricante!.

La garantía extendida

Nuevamente, recalcamos que la garantía es la ventaja fundamental que un producto reacondicionado presenta sobre uno usado, lo que nos da la tranquilidad de que ante cualquier defecto no habremos hecho una mala inversión ni tirado nuestro dinero. La garantía típica es de un año, tiempo suficiente para poder asegurarnos de que el producto funciona correctamente. Además, un producto reacondicionado suele revisarse doblemente a fin de detectar la falla más mínima por lo que en la práctica es el que tiene menos probabilidades de tener defectos posteriores.

Hay muchas tiendas donde se pueden adquirir productos acondicionados y a muy buen precio. Como siempre, Amazon es un buen lugar donde encontrarlas.