¿Te suele suceder que has tenido un día terrible, fuera de casa desde la mañana, haciendo todo tipo de tareas, y sin embargo, cuando crees que tan pronto toques la almohada comenzarás a dormir, luego te pasas horas dando vueltas en la cama? Pues no se trata de un problema tan inusual como muchas personas piensan, sino que los trastornos para alcanzar el sueño en estos tiempos tan veloces son cada vez más comunes.

Lo que te habrá ocurrido es que en muchas ocasiones, incluso cuando ya te has cambiado y estás echado en la cama esperando que el sueño te alcance, habrás sentido alguna energía sobrenatural que te invade y tienes ganas de comenzar a hacer cosas de nuevo, incluso cuando sabes que cada hora de sueño que no estés aprovechando vas a pagarla el día siguiente. cuando no tenga fuerzas para nada.

Los estudios indican que el ser humano se pasa en promedio el 38% de su vida durmiendo, considerando siempre que en nuestros primeros y últimos años de vida este promedio llega a sus máximos, y en nuestra etapa laboral a los mínimos. Sin embargo, muchas personas sentirán que están durmiendo menos de lo que deben, y eso puede deberse en muchos casos a los problemas para conciliar el sueño.

Artículo Recomendado
Los mejores trucos para Slither.io

Afortunadamente, distintos estudios científicos de los últimos años han tenido como principal interés el poder descubrir por qué algunas personas sencillamente no pueden dormirse, y luego de hacerlo, darles posibles soluciones a sus problemas. Justamente por ello, ahora queremos enseñarte los que nosotros consideramos los mejores trucos para que dejes que el sueño te alcance cuando estás acostado con la almohada en la cabeza.

Conciliar sueño 2

Silencio y oscuridad absoluta

Seguramente hayas escuchado alguna vez de boca de tus padres o abuelos que si quieres dormirte más rápido es necesario que el cuarto se parezca a una tumba, y aunque oírlo todos los días puede ser exagerado, hay bastante de razón en ello. De hecho, todos los estudios científicos demuestran que nuestro peor enemigo al momento de intentar conciliar el sueño es la luz, de cualquier tipo, natural o artificial.

Por eso mismo suele decirse que cuanto más a oscuras y en silencio estemos, más son las chances de que conciliemos el sueño cuando antes, y es que se trata un poco también de poder apagar los sentidos cuanto antes. Esto tiene que ver a su vez con que la llegada de luz, más que nada artificial pero de cualquier tipo, limita la producción hormonal de N-acetil-5-metoxitriptamina y melatonina, que son claves para alcanzar el sueño.

Artículo Recomendado
PS4 vs PS4 Pro: ¿Vale la pena la diferencia?

Conciliar sueño 1

Horarios de sueño determinados

Si bien es cierto que la mayoría de las personas no suelen tener dos días iguales en su agenda, y por ende se hace bastante complicado determinar un horario de sueño común para todas las jornadas de la semana, lo cierto es que si pretendes dormir bien, puedes hacerle un enorme favor a tu cuerpo predisponiéndolo a algunos horarios más bien comunes, en los que comience a pedirte que duermas él mismo.

Y esto no es sólo al momento de acostarnos, sino también cuando se trata de levantarnos, por lo que es esencial que si la alarma suena a la hora en que deberías estar arriba, no la pospongas por algunos minutos más para seguir en la cama. Y si además tienes la posibilidad de mantener estos horarios durante los fines de semana, le estarás haciendo un enorme favor a tu cuerpo reforzando así el ritmo circadiano natural del sueño.

Conciliar sueño 3

Ejercicio físico, de día

Si bien es cierto que el ejercicio físico tiene cientos de beneficios para el cuerpo humano, y de hecho contribuye de forma esencial a llegar al final del día cansados y conciliar el sueño más rápidamente, no podemos perder de vista tampoco que cuando entrenamos ya cerca de la noche, estamos atentando contra la posibilidad de conciliar el sueño, así que es mejor que seamos cuidadoso con ello.

Artículo Recomendado
¿Cómo desactivar Facebook Messenger en Android?

Los científicos suelen recomendar en este sentido que siempre que quieras hacer ejercicio físico sin afectar el funcionamiento de tu cuerpo en torno del sueño, lo hagas entre 4 y 6 horas antes de irte a la cama por la noche. Esto, como consecuencia de que el entrenamiento aumenta la temperatura general del cuerpo, y por lo tanto, produce un desfasaje que a la hora de dormir nos impide conciliar el sueño.

Conciliar sueño 4

Siestas sí, pero con control

Aunque la mayoría de las investigaciones revelan que las siestas suelen ser positivas para los seres humanos en casi todos los casos, por ejemplo debido a los beneficios que tiene desconectar el cerebro un rato entre actividades, también es cierto que muchas personas no pueden controlarlas, y lo que debía haber sido un descanso de menos de una hora, termina volviéndose otro momento de sueño de hasta 3 o 4 horas.

La siesta bien realizada, por ende, tiene que llevarse a cabo entre las 12:00 y las 16:00 horas, no antes ni después que ello, y no debe durar tampoco más de 45 minutos, con media hora de duración mínima, para evitar perjuicios posteriores. Ocurre que si nos pasamos de ese tiempo, el cerebro entra en un estado de sueño definitivo, que termina afectando el ciclo de sueño normal, y cuando quieras dormir a la noche, te costará más.

Artículo Recomendado
Los mejores trucos y secretos de WhatsApp

Conciliar sueño 5

Regular el consumo de cafeína

Luego, si nuestros quehaceres de todos los días tienen una influencia directa sobre el sueño y cómo lo conciliamos durante la noche, debemos decir que lo mismo ocurre cuando se trata del consumo de ciertos alimentos o componentes de ellos. La cafeína, presente en el té pero también en el café y otras bebidas de este tipo, posee un psicoactivo alcaloide que queda trabajando en el organismo por varias horas, y que hace que sea mucho más difícil relajarnos y poder dormir durante la noche.

¿Qué otro consejo podrías brindar a nuestros lectores que quieren irse a dormir más temprano?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here