Saltar al contenido

Xbox 360 vs Xbox One: ¿es tan grande la diferencia?

7 febrero, 2016

Las videoconsolas llegaron hace algunos años para asentarse definitivamente entre nosotros, y lo cierto es que a día de hoy tenemos dos grandes alternativas en el mercado cuando buscamos entre las opciones más avanzadas. Una de ellas es la PS4 de Sony, la sucesora de la PS3, y por el lado de Microsoft nos encontramos con la Xbox One, la que viene a reemplazar a la anterior Xbox 360. Por supuesto, sabemos que muchos usuarios pueden encontrarse interesados ahora mismo en la posibilidad de llevarse una u otra de éstas a su casa, y como los precios son distintos de acuerdo al tipo de tecnología, queremos enseñarte cuáles son las diferencias concretas entre la Xbox 360 y la Xbox One, para que tú mismo puedas decidir si es necesario apostar por la más nueva de ellas, o con la más antigua y económica es suficiente.

Xbox 360 vs Xbox One

Xbox 360 vs Xbox One

Como decíamos entonces, si somos fanáticos de las consolas de Microsoft, o bien si queremos entretenernos con algunas de sus franquicias en materia de videojuegos, tenemos que optar necesariamente por la Xbox One o la Xbox 360. El caso es que por supuesto la primera de ellas viene a reemplazar a la segunda y podríamos adelantar que es “mejor”. Sin embargo, eso no quiere decir que necesariamente todos los usuarios requieran tanta potencia, así que vamos a especificar un poco en qué se diferencian para que sepas con cuál quedarte.

Lo primero que debemos analizar en estos casos es evidentemente el potencial de cada consola, y por eso cuando hablamos de la Xbox One, la más avanzada de Microsoft, debemos decir que llegará con un procesador de 8 núcleos y 8 GB de memoria RAM, lo mismo que su principal rival que es la PS4. Al mismo tiempo, no podemos perder de vista tampoco que la experiencia en general desde lo social resulta muy enriquecida, si tenemos en cuenta que es un centro multimedia de avanzada, que logrará que nuestro TV se transforme de modo inmediato en un Smart TV, al punto de que seremos capaces incluso de controlarlo con nuestra voz si eso es lo que pretendemos.

Por otro lado, tenemos que decir que cuando apareció la Xbox One con todas sus novedades presentadas por Microsoft, algunas de ellas encabezaron las críticas positivas, como por ejemplo el nuevo Kinect, mucho más preciso que el anterior. El control por voz también funciona francamente bien, aunque a su vez, es cierto también que la excesiva dependencia que tiene la consola de las conexiones de Internet a muchos usuarios no le han caído demasiado bien. Esto, porque incluso varios títulos de un solo jugador requieren de ella cuando muchos consideran que se debía haber establecido una excepción al menos en esos casos.

Otra cuestión que al menos en un primero momento no resultó demasiado graciosa para los usuarios de la Xbox One, es que gracias al comando de voz que podemos activar para darle órdenes, la misma estará registrando todas las conversaciones que se produzcan a su alrededor, cuando desde luego muchas personas estarán mencionando cuestiones privadas en las que no quisiéramos que nadie se meta.

Pero probablemente querrás tener información respecto de las diferencias técnicas que existen entre las dos principales consolas de Microsoft, acerca de lo que deberás saber en primera instancia que la Xbox 360 cuenta con un procesador Xenon Power PC de 3 núcleos a 3,2 Ghz de frecuencia, una GPU Ati Xenos de 500 Mhz y una memoria GDDR3 RAM de 512 MB, acompañado todo ello de un disco duro extraíble de 20 a 320 GB. Por el lado de la Xbox One hallamos un procesador AMB Jaguar de 8 núcleos y 1,75 Ghz de frecuencia, memoria DDR3 de 8GB a 2.133 Mhz, una GPU AMD Radeon GCN a 800MHz y finalmente, un disco duro interno de 500 GB, aunque ya han aparecido versiones superiores en este aspecto. La diferencia como podemos ver, es notable.

Si no eres muy de los detalles técnicos, deberías saber entonces que la diferencia se traduce en que en la Xbox 360 nos encontramos con hasta 30 fotogramas por segundo (FPS), mientras que la Xbox One logra sin problemas duplicar esa cantidad. Es decir, los gráficos de la más nueva de las consolas son evidentemente superiores a los de la más antigua, porque tardan mucho menos tiempo en cargarse, y por eso la visión general es mucho más real, algo que podemos notar sobre todo en títulos de grandes paisajes.

Por eso mismo, debemos decir que aunque la Xbox 360 sigue funcionando muy bien, y la Xbox One no ha terminado de ser explotada totalmente en cuanto a sus títulos, sí vale la pena poner un poco más de dinero y llevarse la segunda de ellas a casa.

¿Crees que conviene gastar más en la Xbox One, o piensas que con la Xbox 360 tienes suficiente para tu día a día?